septiembre 16, 2014

Consideraciones Generales

1. El lenguaje audiovisual.

Hacer un guión no es escribir sin más. tenemos que contemplar que lo que contamos se apoya antes en la imagen que en la palabra. Por eso es fundamental que planifiquemos muy bien y establezcamos qué vamos a contar y cómo, teniendo en cuenta las secuencias, entrevistas y planos que vamos a utilizar para ello. Es importante hacer un PREGUIÓN que nos permita hacer un PLAN DE GRABACIÓN porque de otra manera nos vamos a encontrar con situaciones en las que no sabremos qué grabar. Es un error muy común de novatos/as acudir a grabar sin saber muy bien qué vamos a grabar y que después en la posproduccion nos sobre muchísimo material que no nos sirve (lo cual ralentiza e incrementa nuestro trabajo de edición) y, lo que es peor y no tienen arreglo: nos faltan imágenes para contar lo que queríamos contar.

 2. Lograr ritmo.

Como en cualquier reportaje, el objetivo es que se divulgue. Para ello hay que saber narrar creando interés. Hasta ahí nada diferente con cualquier otro formato periodístico; pero la diferencia está en que las imágenes requieren también ritmo para mantener la atención, que en el mundo audiovisual es más fugaz que en la comunicación escrita (y si no que se lo digan a los luchadores implacables contra el zapping). Para ello hay que saber utilizar todos los recursos narrativos audiovisuales (cambios de plano, secuencias, entrevistas -totales-, recursos gráficos, etc.) .

3. Tiempos breves.

El el formato audiovisual los tiempos mandan. A mayor tiempo de un videoreportaje mayor interés hay que generar para mantener la atención del usuario. Como estnadarización hay que tener en cuenta que en las redes sociales los vídeos que mejor funcionan (atendiendo a su viralidad) no superan los 2 minutos. Si llevan entrevistas (totales) los reportajes pueden tener entre 3 y 5 minutos, pero las intervenciones de entrevistados no deberían superar los 40 segundos. Como ves hay que hacer un gran esfuerzo de condensación informativo.

4. Equipo humano.

El equipo audiovisual de una productora clásica de TV está compuesto por un equipo de profesionales que, como mínimo era de: PRODUCTOR, REDACTOR/GUIONISTA, REALIZADOR, OPERADOR DE CÁMARA y EDITOR DE VÍDEO; a los que se sumarían además las funciones de DIRECTOR y OPERARIO DE SONIDO. En nuestro caso, se trata de aglutinar todas esas funciones en una o pocas personas o rodearse de un equipo de colaboradores que hagan estas tareas; pero es importante tener claro que todas esas funciones hay que desarrollarlas para la producción de un videoreportaje.

5. Equipo técnico.

Cuanto más profesional sea nuestro equipo, más profesional será nuestro resultado, eso está claro. Sin embargo, no hace falta disponer de una gran equipamiento técnico para poder desarrollar trabajos periodísticos profesionales. Smartphones
y tablets permiten grabaciones con calidad profesional, si bien están limitados determinadas funcionalidades como el zoom o la estabilidad que da un trípode. Para la edición, el uso de programas profesionales como Adobe Premier Pro o Final Cut Pro, que requerían de conocimientos de edición de vídeo, puede sustituirse por otros programas gratuitos o de muy bajo coste y a disposición de los usuarios sin que tengan conocimientos de edición de vídeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *